Displasia de desarrollo de la cadera

Servicios

Displasia de desarrollo

de la cadera

La displasia del desarrollo es un trastorno congénito (presente en el nacimiento) de la articulación de la cadera. Se produce en uno de cada 1,000 nacimientos con vida.

La articulación de la cadera se forma como una articulación de bola y cotilo. En la DDC, el cotilo puede ser poco profundo, lo que permite que la «bola» del hueso del muslo, también conocida como cabeza femoral, se deslice hacia adentro y hacia afuera del cotilo. La «bola» puede salirse de forma parcial o total del cotilo. 

 

La mayor incidencia de DDC se presenta en bebés primogénitos de sexo femenino con antecedentes de un familiar cercano con este trastorno.

¿Cómo se diagnostica la DDC?

La displasia del desarrollo de la cadera a veces se nota en el nacimiento. El pediatra o especialista en neonatos examina al bebé en el hospital para detectar la posible existencia de este problema de cadera antes del alta. Sin embargo, es posible que la DDC se detecte recién en evaluaciones posteriores. El proveedor de atención médica de su bebé puede diagnosticar displasia del desarrollo de la cadera mediante un examen clínico. Durante el examen, el proveedor de atención médica obtendrá la historia clínica completa del embarazo y nacimiento de su hijo, y le preguntará si otro familiar padece DDC.

 

Los procedimientos de diagnóstico pueden incluir los siguientes:

 

  • Radiografía. Es una prueba de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisibles para generar imágenes de tejidos internos, huesos y órganos en una placa radiográfica.
  • Ecografía (también denominada sonografía). Se trata de una técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Las ecografías se utilizan para ver el funcionamiento de los órganos internos y evaluar el flujo sanguíneo a través de varios vasos.
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?
Powered by